Top
Hacia una minería libre de Mercurio en 2018 – Carlos Cante
fade
3447
post-template-default,single,single-post,postid-3447,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-fixed-on-scroll,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Hacia una minería libre de Mercurio en 2018

Hacia una minería libre de Mercurio en 2018

Una parte crucial de la Minería Bien Hecha, que hemos venido promoviendo desde el Ministerio de Minas y Energía, tiene que ver con la mitigación de los impactos ambientales, sobretodo en la minería artesanal y de pequeña y mediana escala de metales preciosos.Es innegable que quienes trabajamos en el sector minero energético, al igual que todas las comunidades, tenemos un gran interés en que nuestra actividad crezca de la manera más armónica y respetuosa con la naturaleza y las personas. Todos, sin excepción, queremos agua y aire limpio para nuestras familias, en el presente y en el futuro.

Por eso resulta tan inspiradora la experiencia de pequeños mineros como los pertenecientes a la Cooperativa del Distrito Minero de La Llanada(Coodmilla), en Nariño. Es una de esas historias que vale la pena contar por varias razones. La primera y más importante de ellas, porque demuestra que en la minería nacional hay lugar para todos. Y de la misma manera que creemos en la importancia de las grandes empresas y de la inversión extranjera, valoramos las asociaciones pequeñas que privilegian métodos tradicionales y que, dentro de sus posibilidades, apuestan por la sostenibilidad socioambiental.

El oro producido en La Llanada, al igual que el extraído por la Cooperativa Multiactiva Agrominera de Íquira en el departamento del Huila, enorgullece a toda Colombia. Con ese metal se elaboró la medalla del Premio Nobel que le fue entregado en Oslo a finales del 2016 al presidente Juan Manuel Santos Calderón, y se envió así un mensaje contundente: en la nueva Colombia la minería debe tener un lugar de privilegio, con todos los derechos y deberes que esto implica.

Afortunadamente, hablar de mercurio en La Llanada es hablar de una realidad lejana. En Coodmilla nunca lo han usado. Ellos le apostaron a la obtención de oro por medio de diversas herramientas físicas, no químicas. A través de métodos que optimizan el uso del agua, la cual prácticamente no se desperdicia gracias al proceso de recirculación y a que sacan provecho absoluto de molinos de piedra de bajo consumo energético y de la fuerza de gravedad, esta cooperativa logra algo maravilloso: una producción de oro amigable con el entorno, que incluso les ha valido la certificación internacional Fairmined, la cual les da acceso a mercados que valoran en gran medida las prácticas responsables, razón por la cual hoy tiene clientes en Francia, Estados Unidos de América, Inglaterra y Suiza.

Una de las grandes ventajas de este tipo de mercados es que para ingresar a ellos basta con haberse iniciado en el mundo de las buenas prácticas de producción. Posteriormente, cada año las exigencias aumentan, dándole gran peso al bienestar de los equipos de trabajo, de las comunidades circundantes y de los ecosistemas ubicados en el área de influencia. Así, el oro en La Llanada es sinónimo de buenas prácticas laborales, ambientales y sociales, incluidos altos estándares de seguridad y salvamento minero, primeros auxilios, salud ocupacional, tecnologías limpias y buena disposición de residuos sólidos, siembra de árboles, brigadas de salud para toda la comunidad, incentivo a los deportes y a las artes y prevención de drogadicción y alcoholismo entre los habitantes de las áreas circundantes.

La aproximación a la producción de oro en La Llanada y en Íquira, al igual que la de la Asociación Agro-Minera de Los Andes “Fortaleza” (en Los Andes – Sotomayor, Nariño), es ejemplo de todo lo que el oro, y en general los minerales, pueden hacer por Colombia si somos creativos e innovadores.

Por supuesto, hay muchas otras formas sostenibles de producir oro, y son tan diversas como el ecosistema minero mismo: las buenas prácticas se encuentran en las grandes compañías, pero también en la minería mediana, pequeña y artesanal. En lo que todos estos caminos convergen es en la meta clara de proteger cada vez más al ambiente y a las personas para que la actividad minera sea siempre sinónimo de progreso y bienestar.

El Gobierno Nacional ha venido desarrollando una serie de políticas públicas para la eliminación del uso de mercurio en la actividad minera del país tales como la expedición de la Ley 1658 de julio de 2013 por medio de la cual se establecieron disposiciones para la comercialización y el uso de mercurio en las diferentes actividades industriales y se fijaron requisitos e incentivos para su reducción y eliminación, norma que a su vez permitió la expedición del Plan Único Nacional de Mercurio y el Plan Sectorial para la Eliminación del Mercurio en el Sector Minero. Además, se establecieron medidas para la Importación y comercialización mediante el Decreto 2133 de 2016 y la Resolución 130 de 2017, así como el Decreto 1421 de 2016 para controlar las plantas de beneficio aurífero. También por medio de la Resolución 0565 de 2016 fue creado el Registro Único de Mercurio RUM para controlar los diferentes usos que se le dan a este insumo químico y por medio de la Resolución 1258 de 2015 se establecieron las guías minero ambientales para la formalización de la pequeña minería.

Claramente, la eliminación gradual del mercurio es una de las tareas prioritarias dentro de este enfoque: y así como en La Llanada el uso de este elemento nunca ha sido una opción, progresivamente estamos avanzando, en equipo con todo el sector, hacia una minería cada vez más limpia, como tiene que ser una Minería Bien Hecha. En ese afán, la formalización es un elemento clave, como ya lo he señalado antes en este blog.

Con eso en mente se construyó y adoptó el Plan Estratégico Sectorial para la Eliminación del Uso del Mercurio. Desde 2011 a la fecha hemos dado apoyo a 51 plantas en ocho de los principales departamentos productores de oro. Hemos llegado a 14.083 barequeros y lo más importante: con estas acciones hemos logrado la eliminación del consumo de 33,3 toneladas de mercurio en el país.

Y para seguir avanzando, hoy trabajamos de la mano con instituciones como la Universidad de Antioquia para impulsar diversas opciones como las alternativas de beneficio de oro basadas en las características minerológicas de depósito de veta y aluvión o las técnicas de lixiviación por electroquímica. Y también con Corporaciones Autónomas Regionales como Corponariño, Coodechocó, la CRC del Cauca y Corantioquia, con la meta de regularizar plantas de beneficio aurífero, a través de los permisos de ley para que puedan operar.

Para el 2018 continuaremos con acciones contundentes que permitan eliminar el mercurio de la actividad minera en alianza con diferentes entidades. En tal medida, vamos a llegar a 50.000 barequeros apoyados a través de formación y entrega de herramientas de producción más limpia, así como asistencia técnica y acompañamiento en implementación de tecnologías limpias a mineros de 76 Plantas de beneficio legales; en asocio con el Servicio Geológico Colombiano continuaremos en la producción de guías metodológicas para el mejoramiento productivo del beneficio de oro. De igual manera, con la Fuerza Aérea Colombiana, realizaremos un piloto con la aplicación de tecnología hiperespectral para determinar la huella de metales pesados en zonas específicas del país; con el Fondo Mundial para el Medio Ambiente continuaremos fortaleciendo las acciones que permitan la implementación efectiva del Plan Estratégico Sectorial para la Eliminación del Mercurio y finalmente se pondrá en marcha la implementación de la tecnología electroquímica en la recuperación de oro como alternativa ambiental tendiente a la eliminación del mercurio en procesos de beneficio de oro, para que los mineros de Colombia y otros países puedan conocer dicha tecnología y aplicarla para mejorar sus procesos productivos

En la lucha progresiva contra el uso del mercurio, y en cumplimiento del acuerdo de Minamata y de toda la legislación y normatividad vigente al respecto, estamos impulsando iniciativas innovadoras, para consolidar un sector armónico y productivo, totalmente libre de mercurio en 2018, y absolutamente unido alrededor de la Minería Bien Hecha.

Foto cortesía del Ministerio de Minas y Energía de Colombia
admin
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.